ENDODONCIA

Endodoncia

La endodoncia es una intervención que se realiza para intentar conservar un diente que de otra forma, se tendría que extraer.

La endodoncia es la parte de la odontología que estudia las enfermedades de la pulpa de los dientes y sus técnicas de curación. Es una técnica que se utiliza para tratar las enfermedades dentarias. Gracias a la endodoncia o tratamiento de conductos podemos conservar los dientes y su función.

En nuestra clínica utilizamos las técnicas diagnósticas y de tratamiento endodónticas más modernas para conseguir los mejores resultados. Combinamos el uso de localizadores de ápices digitales con la radiología digital, con lo que el paciente recibe menos dosis de radiación y el endodoncista obtiene resultados más exactos acortando los tiempos de tratamiento. Además, utilizamos sistemas de instrumentación rotatorios y aleaciones superelásticas, que aportan mayor exactitud y eficacia.

El propósito principal en Odontología es preservar todas las piezas dentales, ya que un diente natural no puede ser superado por ningún implante artificial.

En los casos de caries profundas o algún golpe fuerte en los dientes, el dolor puede hacernos pensar que la mejor solución es extraer el diente afectado, pero la remoción de los tejidos pulpares, la limpieza y desinfección de sus conductos, impide que esto pase.

¿Cómo se realiza una endodoncia?

En primer lugar el endodoncista examinará el diente a ser endodonciado y realizará radiografías. En segundo lugar se procede a la aplicación de anestesia local y a la colocación de una barrera de aislamiento para el diente y de protección para el paciente llamada dique.

En tercer lugar se hará la apertura de la corona del diente para empezar a realizar la limpieza de la pulpa y de los conductos. Este procedimiento se realiza con un instrumental muy fino llamado lima y con su movimiento junto con la irrigación de los conductos, se extrae la pulpa infectada a la vez que se limpian los conductos del diente.

Una vez terminada la instrumentación de los conductos, se procede a la obturación de los mismos. Para ello, se utiliza un material biocompatible llamado gutapercha que tiene la propiedad de unirse a los tejidos y además posee flexibilidad. Este material junto con un cemento adehsivo se introduce en los conductos, de forma que se consigue su sellado absoluto.

Después de este proceso, la muela afectada tiene que verse sometida a otro proceso de reconstrucción de su corona para quedar totalmente restaurada.

Si se da el caso en el que el diente no posee la suficiente estructura necesaria para retener una restauración de forma apropiada, será necesaria la colocación de uno o dos pernos para dar firmeza a la reconstrucción. Incluso en algunos casos donde la destrucción de la muela ha sido máxima, será necesario además colocar una corona de recubrimiento completo.

PÍDENOS CITA

CONTACTAR